Celebrando la Cobertura Universal en Salud

* Columna escrita por Claudio A. Méndez, Profesor Asociado de Políticas de Salud del Instituto de Salud Pública de la Universidad Austral de Chile.

Claudio Méndez, Profesor Asociado Políticas de Salud, Instituto de Salud Pública UACh.

El 07 de abril se celebró un nuevo Día Mundial de la Salud. Este año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos invitó a hacerlo desde la abogacía por más y mejor Cobertura Universal en Salud. El año 2010, el Informe de Salud en el Mundo de la OMS, definió la Cobertura Universal en Salud como una estrategia a través de la cual ninguna persona por el solo motivo de enfermar, debe enfrentar dificultades financieras.

Chile, fue mencionado en el Informe como uno de los países que estaba avanzando en forma decidida hacia la Cobertura Universal en Salud, destacando la implementación de las Garantías Explícitas en Salud como una política en donde se garantizaba no solamente el acceso y oportunidad, sino también la protección financiera. Más aún, pasada más de una década, los problemas de salud garantizadas no solo aumentaron, sino también se inició la implementación de la Ley Ricarte Soto para entregar Cobertura Universal en Salud para problemas de salud de baja prevalencia. A través de estas iniciativas, nuestro país no solo exhibió voluntad política, sino también una forma de ver la salud con una base solidaria por sobre una de mercado.

Para nuestro país, la Cobertura Universal en Salud sigue siendo un desafío. De acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), Chile es uno de los países con el gasto de bolsillo más alto dentro de sus miembros. El gasto de bolsillo, implica todo aquel desembolso en salud que para un país como el nuestro, con un seguro público de salud, no es deseable; es un factor de inequidad y empobrecimiento.

Para las políticas de salud de Chile, el llamado de la OMS a las y los líderes políticos se constituye no solamente en un imperativo ético y de irrestricto apego a los derechos fundamentales, sino también a continuar en la senda de transformaciones necesarias para enfrentar la percepción de fragilidad que trae consigo la globalización, con respecto a las determinantes sociales que impactan en la salud de los grupos poblacionales.

Etiqueta(s): , , ,
Publicado en: Columnistas