En Simposio reflexionaron sobre migración inclusiva en establecimientos educacionales

* Expertos nacionales y extranjeros dialogaron en torno al fenómeno migratorio y su impacto en las escuelas, compartiendo su experiencia y acciones destinadas a un ambiente inclusivo para el alumnado multicultural.

Ver galería fotográfica

Identidad, Migración e Inclusión Educativa fue elcentro de conversación en reciente Simposio, organizado por la Escuela de Psicología (Valdivia) de la Universidad Austral de Chile.

Con alta participación de docentes, estudiantes y público en general, el encuentro se realizó la mañana del lunes 16 de abril en el Auditorio 3 del Edificio Nahmías, Campus Isla Teja UACh, en el marco de las actividades académicas y de Vinculación con el Medio de la Escuela de Psicología e Instituto de Neurociencias Clínicas de la Facultad de Medicina UACh.

Contando con la colaboración de la carrera de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, el objetivo fue dialogar y discutir en torno al fenómeno migratorio y su impacto en las escuelas chilenas. Todo ello desde el contraste y conocimiento de iniciativas locales de intervención, a la luz de la práctica y experiencia internacional en la materia.

Para ello se formó un panel de expertos conformado por el Dr. Mark Clarke, Profesor Emérito de Lenguaje, Alfabetización y Cultura en la Escuela de Educación de la Universidad de Colorado en Denver, Estados Unidos; Dr. Felipe Jiménez, Profesor de Psicología Educacional de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile; y Pierre Médor, Profesor de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UACh, responsable de un proyecto que busca apoyar la inserción de haitianos radicados en Valdivia.

La Directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Austral de Chile, Prof. Carmen Rojas Carvajal, entregó una bienvenida y agradecimiento a los asistentes, expositores, organizadores y unidades colaboradoras, nombrando de forma especial a la docente Macarena Lamas por la gestión del evento.

También reflexionó que “si bien la diversidad cultural siempre ha existido en nuestro país, el ingreso en abundante número de estudiantes a colegios, presentando entre sí diferencias idiomáticas, religiosas, axiológicas, conductuales y académicas, requiere de un esfuerzo colectivo para acoger y gestionar esta diversidad. El llamado es a crear identidades institucionales más acogedoras, escuelas inclusivas como reflejo de las diferencias sociales en las que se aprende a convivir, considerando que el respeto por la diversidad debe ser un objetivo educativo”.

¿Cómo estamos en Chile?

Para abrir el debate, la Prof. Macarena Lamas se refirió a la situación del incremento de la migración en Chile. Según el Informe del Observatorio Iberoamericano sobre Movilidad Humana, Migraciones y Desarrollo (OBIMID) publicado en 2016, “para el año 2014, se estimó cerca de 411.000 migrantes permanentes residiendo en Chile, cifra que aumenta a 477 mil para el 2017 (según permisos otorgados por el DEM, visas temporales y permisos de residencia definitiva)”.

A pesar de ello, aclara que Chile sigue siendo un país que envía más migrantes de los que recibe y por cada inmigrante que vive en Chile, tres chilenos residen fuera del país.

Respecto a los lugares de origen de los migrantes, tres cuartos de ellos provienen de otros países sudamericanos: La principal comunidad residente es de origen peruano (31,7%), seguidos por argentinos (16,3%), bolivianos (8,8%), colombianos (6,1%) y ecuatorianos (4,7%). Los inmigrantes de origen haitiano y venezolano, también cuentan como una población con residencia en aumento, desde 2014. “Estas nacionalidades suponen un punto de inflexión en el patrón migratorio, en el caso haitiano ha significado un aumento del 800% en los últimos años”, recalcó.

Luego de aludir a la Ley de Migraciones, la situación de la multiculturalidad social y escolar, la docente se refirió a la idea central del Simposio, expresando que “la inclusión implica reestructurar la cultura, políticas y prácticas de los centros educativos para que puedan atender al alumnado multicultural. Pero esto no lo podrán hacer solos, se requiere de apoyo gubernamental, de políticas inclusivas que avancen desde garantizar el acceso de niños y niñas a las escuelas, hacia el respeto por las identidades locales. La inclusión requiere de un refuerzo mutuo entre los centros escolares y sus comunidades”. Leer aquí presentación completa

Experiencia en Estados Unidos

Contextos del Desarrollo: Identidad, Acción y Estudiantes Marginados fue la primera ponencia, realizada por el Dr. Mark Clarke de la Escuela de Educación de la Universidad de Colorado en Denver, Estados Unidos.

En la presentación trató sobre su experiencia de investigación-acción basada en un estudio de caso, la New America School (NAS), escuela secundaria que construyó su identidad institucional involucrando la participación de toda la comunidad educativa y en asociación con la Universidad de Colorado en Denver, para transformarse en una escuela inclusiva, abierta a su comunidad, diversa y activa, para estudiantes de bajos ingresos, minorías, inmigrantes y refugiados.

En este establecimiento, el 95% de los estudiantes se clasifican como “en riesgo” de acuerdo con los criterios estatales: 33.4% tienen problemas de drogas o alcohol; 23.4% son padres jóvenes; 18.5% son miembros de pandillas; 5.3% están en libertad condicional; 89% de los estudiantes son latinos; 63% son aprendices del idioma inglés; 91% ingresan a la escuela por debajo del nivel de grado en lectura;  97% ingresan por debajo del nivel de grado en el uso del idioma; 95% ingresan por debajo del nivel de grado en matemáticas; 87% se clasifican como debajo de la línea de pobreza; y aproximadamente el 70% abandonaron otras escuelas antes de asistir a la NAS.

Entre otros aspectos, se refirió a la “Identidad organizacional” como un elemento importante para manejar este escenario. “Las instituciones tienen identidades que a su vez dan forma a las identidades de las personas que trabajan. Simultáneamente, las identidades individuales y organizacionales se construyen mutuamente”, explicó identificando a cinco elementos que conforman la identidad organizacional:

– La política, que proporciona los arreglos formales y la autoridad para nuestro trabajo. Las políticas deben reconocer la diversidad cultural y proporcionar flexibilidad en torno a áreas clave como evaluación, asistencia y participación, el tamaño de la clase y el apoyo del personal.

– Los programas convierten la política en práctica y proporcionan la estructura para el trabajo. Incluidos en esta categoría están el currículo, los libros de texto y otros materiales de instrucción, así como las pautas formales para la disciplina y la administración del personal.

– Las realidades del tiempo y del espacio, estructuras de la universidad y la escuela, calendarios y horarios de estas instituciones, dan forma al universo de nuestras interacciones e influyen en nuestras percepciones de lo que es posible.

– Funciones y responsabilidades de los profesores, administradores y personal de la escuela ejercen influencias poderosas pero a menudo implícitas sobre el pensamiento y la acción, y pueden inhibir la colaboración efectiva.

– Actitudes y acciones personales moldean la calidad de la interacción y los resultados de la colaboración; estas son las manifestaciones visibles de identidad y, a menudo, las más difíciles de cambiar.

Escuelas de acogida

El Dr. Felipe Jiménez de la Escuela de Psicología de la Pontificia U. Católica de Valparaíso, se refirió a El dilema de los dispositivos escolares de acogida para estudiantes de origen inmigrantedonde comentó acerca de la experiencia piloto en escuelas de la zona Metropolitana para introducir dispositivos escolares de acogida del alumnado de origen migrante, aludiendo también a las contradicciones en su funcionamiento.

Dentro de lo conversado, el experto dijo que si bien existe un aumento de la población migrante, en Chile aún tenemos un crecimiento suave al respecto. “Lo preocupante es la consolidación de nuevos colectivos al contexto escolar, que implica nuevos desafíos a profesores que en general no están preparados para ello”. También recalcó que como el fenómeno migratorio en las escuelas es tan reciente, tampoco existe mucha investigación al respecto.

Sobre el apoyo gubernamental, aludió a “Educación e Interculturalidad: Orientaciones desde la Práctica” (ver aquí) publicado en 2016 por la Fundación para la Superación de la Pobreza, como el primer y entonces único documento para que las escuelas pudieran utilizar como guía a su trabajo. En 2017 el Ministerio de Educación publicó otras orientaciones, que el docente describió como “orientaciones técnicas con falta de soluciones prácticas, concretas para que una escuela arme su programa de acogida para inmigrantes. Como grupo de investigación nos propusimos hacer estudios con un grupo de escuelas, para lograr un programa o plan concreto de orientaciones acerca de cómo hacer una escuela inclusiva”.

La importancia del idioma

Para finalizar Pierre Médor, Profesor de la Facultad de Filosofía y Humanidades UACh, expuso en “Migración inclusiva” el trabajo que se realiza con la comunidad haitiana residente en la ciudad de Valdivia, proyecto de aprendizaje de la lengua vehicular, el español, como herramienta de integración social y cultural.

Pierre relató cómo surgió esta iniciativa y comenzó a vincularse con diferentes instituciones y entidades colaboradoras, hasta darle forma al proyecto que ya tiene una generación licenciada.

Además el docente dio a conocer su testimonio biográfico, emocional y vivencial de su experiencia como inmigrante haitiano en Chile, que ha incluido discriminación, exclusión y segregación, reflexionando acerca de los prejuicios y estereotipos respecto a la comunidad haitiana. También compartió aspectos de la cultura y costumbres de su país de origen.

Etiqueta(s): ,
Publicado en: Noticias FAME