Riesgos de un trampolín en casa

* Columna escrita por Dr. Matías Sepúlveda Oviedo, Médico Especialista en Ortopedia y Traumatología de la Universidad Austral de Chile y Hospital Base Valdivia.

George Nissen, un gimnasta profesional, patentó la cama elástica en 1945, designándola como un sistema de entrenamiento para acróbatas y gimnastas y posteriormente para entrenamiento militar. En los últimos años, el uso recreacional se ha transformado en un fenómeno global, principalmente por su bajo costo para instalaciones domésticas.

A pesar de la recomendación de la Academia Americana de Pediatría emitida el año 1981 y revisada el año 1999, en la que se desincentiva el uso de trampolines y similares en las casas particulares, el uso recreacional de camas elásticas en los domicilios continúa siendo una actividad popular entre niños y adolescentes. Es por esto que la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos publica el año 2010 una declaración respecto al tema, señalando su posición. Todas estas publicaciones rechazan el uso recreacional y domiciliario de estos sistemas, y sugieren contar con una preparación supervisada para su uso, en ambientes de educación física.

La mayoría de las lesiones de extremidades se producen por el hecho de encontrarse más de un niño en la misma, mientras que las lesiones cervicales se producen  al caer fuera de trampolín o al intentar realizar “saltos mortales” o volteretas.

Existen estudios que han evaluado la eficacia de las medidas de seguridad aplicadas a las camas elásticas, sin embargo, estas no han significado un impacto sustancial en el riesgo. Es por esto que el uso en domicilio de estos aparatos es fuertemente desalentado.

Tener en consideración:

  1. El potencial de lesión con el uso de estos sistemas es alto.
  2. Cierres (mallas) o acolchados no han demostrado reducción del número de lesiones y entregan una falsa sensación de seguridad.
  3. Muchas de las lesiones ocurren incluso bajo supervisión de adultos.
  4. El uso por múltiples saltadores al mismo tiempo aumenta el riesgo de lesión, especialmente en los niños más pequeños.
  5. Niños menores de 5 años tienen un mayor riesgo de fracturas y luxaciones por el uso de estos sistemas.
  6. El realizar saltos mortales o volteretas aumenta el riesgo de lesiones cervicales, por lo que no deben realizarse sin una adecuada preparación.
  7. Su uso supervisado, con equipo y medidas especiales, en centros de entrenamiento con programas estructurados, es muy diferente al uso recreacional domiciliario.
Etiqueta(s): , , ,
Publicado en: Columnistas