Cáncer cérvicouterino: Una enfermedad que se puede prevenir y curar

* Cada 26 de marzo se conmemora el día mundial contra esta enfermedad que es un problema de salud pública que con estrategias de prevención, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se puede erradicar. El Dr. Raúl Puente aclara detalles acerca de esta patología.

Escrito por: Soledad Ojeda 

Dr. Raúl Puente.

Si se detecta a tiempo, se cura. A diferencia de otras enfermedades, se puede prevenir y frenar su avance, por ello, cada 26 de marzo se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Cuello Uterino, una fecha donde se busca sensibilizar sobre la importancia del autocuidado, prevención y detección temprana.

En Chile, según últimos datos de Globocan (Observatorio Internacional de Cáncer), el año 2018 se notificaron 1.549 nuevos casos y  725 muertes por esta causa. Lo anterior preocupa porque existen estrategias preventivas de bajo costo que son efectivas para controlar este tipo de cáncer que mata dos mujeres al día en nuestro país.

Según informa el Past President de la Sociedad Chilena de Ginecología Oncológica y Profesor Titular de la Universidad Austral de Chile, Dr. Raúl Puente, el cáncer cérvicouterino se considera como una enfermedad de transmisión sexual, ya que “en el 99,7% de los casos el agente causal es el Virus del Papiloma Humano (VPH) en cualquiera de sus cepas oncogénicas, y se transmite mediante relaciones sexuales. La presencia del virus en el cuello uterino necesita habitualmente de algunos cofactores para desarrollar el cáncer, siendo el tabaco uno de los importantes, al igual que el tener una inmunología deficiente”.

Respecto a los síntomas, el Dr. Puente explica que “en sus etapas iniciales prácticamente no da síntomas, o estos son muy inespecíficos. A veces se presenta un sangrado irregular, o éste aparece después de una relación sexual. Otras veces se puede presentar un flujo vaginal mucoso o acuoso. En general los síntomas -entre otros, la presencia de dolor-se presentan en etapas avanzadas, cuando las posibilidades de curación pueden ser francamente menores”. En este contexto, agrega que debido a lo anterior, a la ausencia de malestares o señales, se  “reafirma la necesidad de que la mujer haga controles ginecológicos periódicos que incluyan la toma del PAP (Papanicolau) para una detección precoz de lesiones premalignas o de etapas iniciales de la enfermedad”.

PAP

En Chile, tanto las beneficiarias de Fonasa como de Ispares, tienen derecho al PAP dentro del Examen de Medicina Preventiva. Esta evaluación, que ayuda a encontrar cualquier irregularidad en el cuello uterino, es gratis cada 3 años para toda mujer mayor de 25 y menor de 64 años. En caso de estar alterados, pasan a ser casos AUGE dado que la patología está garantizada, y son derivadas a un especialista para confirmación y tratamiento.

Sobre este examen, la directora del Departamento de Salud Municipal de Valdivia, Dra Marcela Traub, destaca que lamentablemente “en nuestra comuna siguen detectándose mujeres con cáncer cérvicouterino en etapas avanzadas, que causan sufrimiento personal y familiar, y muchas veces muertes, siendo que la mayoría de las veces su enfermedad pudo haberse pesquisado a tiempo a través del PAP”. Por ello, resalta que el acceso a la atención de este examen está resguardado, los equipos de salud trabajan para ampliar la cobertura de este examen, no obstante aún falta mayor sensibilización y comprensión de la importancia de este examen”.

En este punto, la Dra. Traub agrega que “las coberturas son especialmente bajas a partir de los 45 años, por lo tanto reforzar el mensaje para ese grupo etáreo, que además es el de mayor riesgo. Recordar que las mujeres trabajadoras por ley tenemos derecho a permiso por parte de nuestro empleador para disponer del tiempo para realizarlo”.

Vacuna

Junto a este procedimiento, que es gratuito y se puede solicitar en el consultorio o Isapres, también se encuentra dentro del Programa Nacional de Inmunizaciones la vacuna contra el Virus Papiloma Humano, que como explica el Dr Puente, es en el 99.7% el agente causal de este cáncer.

Esta estrategia preventiva se  implementó  a partir del 2014 y es gratis para las niñas de 4to (Primera dosis) y 5to Básico (Segunda dosis) de todos los establecimientos educacionales del país.

VPH y Cáncer

La asociación entre el Virus Papiloma Humano y el cáncer cérvicouterino fue demostrada científicamente por el Dr. Harald zur Hausen, quien el año 2008 por su importante trabajo fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina.  Y tres años después, el año 2011 participó en Valdivia en el “Simposio Internacional Virus Papiloma Humano y lesiones relacionadas”. En su visita a nuestra región, el Nobel fue investido por la Universidad Austral de Chile con el grado de Doctor Honoris Causa por su valioso aporte a la ciencia y a la salud (ver noticia relacionada).

El Dr. Puente, entonces director del Instituto de Ginecología y Obstetricia de la UACh y gestor de la visita, enfatiza que con este  descubrimiento “se abrió la posibilidad de prevenir el cáncer cérvicouterino mediante el desarrollo de vacunas, que han sido altamente efectivas,  y consecuentemente la posibilidad de borrar este cáncer de la faz de la Tierra, beneficiando a la humanidad entera”.

Programa OPS

“Ninguna mujer debería morir por un cáncer que podemos prevenir, detectar y tratar, si se diagnostica a tiempo”, afirmó la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) Carissa F. Etienne, quien el año pasado impulsó el plan de acción sobre  la prevención y el control del cáncer cervicouterino 2018-2030. Éste consiste en implementar, en los países de América,  una serie de acciones estratégicas para reducir un tercio los casos nuevos y las muertes por esta enfermedad para el 2030. (Ver Plan de Acción OPS)

Para reducir la carga de este cáncer, el plan establece la meta de vacunar contra el virus del papiloma humano (VPH) a más del 80% de las niñas de entre 9 y 14 años, según la población objetivo de cada país. También plantea alcanzar con pruebas de detección (PAP) al menos al 70% de las mujeres de 30 a 49 años, y con el tratamiento de lesiones precancerosas a todas las mujeres que lo necesitan.

El cáncer de cuello uterino es un tipo de cáncer que se produce en las células del cuello del útero (la parte baja del útero que se conecta con la vagina). El desarrollo generalmente es muy lento y comienza como una afección precancerosa que se puede detectar por medio del PAP y es 100% curable

Como prevención se recomienda una alimentación saludable, evitar el tabaquismo,  si no hay pareja estable siempre utilizar preservativo para protección de enfermedades de transmisión sexual como el Virus Papiloma Humano y el VIH; realizarse el PAP y vacunarse contra el VPH, además de reducir las situaciones de estrés porque disminuye la capacidad de defensa.

VER ARTÍCULO EN EL DIARIO AUSTRAL REGIÓN DE LOS RÍOS

Etiqueta(s): , , , , , ,
Publicado en: Noticias FAME