Cyberbullying: violencia y acoso desde la red

* El 14 de marzo del presente año se instaura como el “Día Contra el Ciberacoso Escolar en Chile”, campaña encabezada por el Ministerio de Educación. La académica de la Escuela de Psicología UACh, Francisca Retamal, explica acerca de los factores que desencadenan el cyberbullying, sus síntomas, cómo apoyar a las víctimas y claves para su prevención.

Para nadie es indiferente el caso de la joven estudiante Katherine Winter (16) quien se suicidara en mayo del año pasado, en la ciudad de Santiago, siendo su cuerpo descubierto en un reconocido café y que tras un proceso de investigación se concluyó que fue víctima de cyberbullying por amigos y compañeros de colegio a través de redes sociales, al subir a las redes videos y fotografías de una fiesta a la cual acudió la adolescente.

El caso, que provocó conmoción a nivel nacional, dejó sobre la mesa el tema del acoso y violencia que viven a diario cientos de niños y jóvenes a través de las diferentes plataformas tecnológicas y redes sociales, en las cuales ven como una salida el atentar contra su integridad física, llegando incluso a terminar con sus vidas, como fue el caso de Katherine.

Cabe señalar que, según estudios de Kids Online -proyecto internacional de investigación que cuenta con un equipo interdisciplinario en Chile, conformado por profesionales en el área de las comunicaciones, psicología y sociología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y Universidad de Chile (http://www.pucv.cl/kidsonline/)-, el 36% de los estudiantes de establecimientos educacionales en Chile ha sido víctima de violencia digital en reiteradas ocasiones y sólo la mitad ha buscado ayuda o apoyo para enfrentar estos episodios.

14 de marzo: Día Contra el Ciberacoso Escolar

Bajo ese contexto y con el importante incremento de denuncias por casos de cyberbullying, el Ministerio de Educación (MINEDUC) encabezado por la ministra Marcela Cubillos estableció el 14 de marzo como el Día Contra el Ciberacoso Escolar (Campaña “No más bullying”), con el claro objetivo de fomentar una sana convivencia escolar y un uso responsable de la tecnología entre los jóvenes, fenómeno que no es ajeno a los estudiantes universitarios.

La iniciativa apoyada por la empresa privada, busca instaurar esta fecha como un espacio de reflexión sobre el tema entre los integrantes de las comunidades educativas, involucrando a estudiantes, padres, profesores y funcionarios de todos los colegios del país.

¿Qué motiva a los jóvenes a tener una actitud violenta o de acoso a través de las redes sociales?

Tras el avance explosivo del uso de la tecnología en las últimas décadas, el acceso a la internet (que este 2019 cumple 30 años de su creación) y con ello el intercambio de información y visualización de datos personales, ejemplo de ello son las redes sociales, el uso de estas se han transformado en un mecanismo de acceso a grupos y que nos permite estar conectados con el entorno. Sin embargo, el uso indebido de las mismas ha generado un gran daño a personas, independiente de su edad.

Para la académica de la Escuela de Psicología (Valdivia) de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile, Francisca Retamal, “en la actualidad nuestros jóvenes no pueden vivir sin estar conectados, incrementando su vulnerabilidad y exponiéndolos a situaciones de riesgo producto del uso inadecuado de las herramientas tecnológicas”.

En cuanto a los factores que desencadenan a nivel personal una actitud violenta en la persona que genera el bullying, esta “se relaciona con baja tolerancia a la frustración, impulsividad, autoestima disminuida, inseguridad y un deseo de dominancia hacia el otro.  El joven evidencia una tendencia a transgredir normas, falta de empatía y mal manejo resolutivo frente a los conflictos, ya sea hacia los pares como hacia los adultos. Esta acción puede estar mediada como respuesta a situaciones de sentirse ofendidos, provocados o simplemente disfruta de agredir a otros”, señala la profesional.

Con relación a las víctimas de ciberacoso o cyberbullying, los cambios de conducta y la ayuda que podemos brindar a nuestros jóvenes, la académica indica que “es muy importante la presencia familiar, manteniendo una comunicación activa y positiva, observar los cambios de conducta que puedan presentar los jóvenes, brindar seguridad y confianza propiciando un clima que permita la expresión de estos”.

De igual manera, la profesional pone de relieve el rol de la familia o la persona que vive con el joven, ejemplo de ello son las alertas que se puedan mostrar, quejas hacia alguien, ya no le motivan las cosas como antes, dificultades en el sueño, cambios de hábitos relacionado con sus redes sociales, comentarios recibidos por terceros, rendimiento académico, perdidas de motivación, entre otras señales.

Convivencia escolar, la clave para no más bullying

Es fundamental clarificar el concepto de convivencia escolar, definiéndola como la coexistencia pacífica de los miembros de la comunidad educativa, que supone una interrelación positiva entre ellos y permite el adecuado cumplimiento de los objetivos educativos en un clima que propicia el desarrollo integral de los estudiantes. Por lo tanto, todos somos importantes dentro de la comunidad, esto de la mano con fomentar algunas conductas que nos permiten una adecuada convivencia y un buen desenvolvimiento social.

Algunos conceptos claves a considerar según Retamal son:

– Respeto: Para enseñarlo, debe estar presente en cada uno de nosotros, es decir, se practica con el ejemplo.

– Manejo de conflictos: Aprender a resolver las diferencias a través de la conversación y comunicación abierta que perita exponer los distintos puntos de vista.

– Pedir disculpas:  Aprender a reconocer cuando uno se equivoca pero que se puede reparar.

– Fomentar la participación de todos: Involucrar a todos en actividades, las que pueden estar designadas de acuerdo a los intereses o habilidades.

– Educar respecto al significado de convivencia escolar: Generar acciones de carácter preventivo que permita promover el buen trato y el desarrollo de habilidades sociales para enfrentar el contexto social.

– La comunidad educativa (alumnos, profesores, familias, asistentes de la educación, todos) participen en acciones promoviendo prácticas de buen trato y maneras de relacionarse adecuadamente.

Escrito por Maximiliano Valenzuela Velásquez – Periodista Relaciones Públicas UACh
Fotografía: Héctor Andrade – Fotógrafo Relaciones Públicas UACh

Etiqueta(s): , , , ,
Publicado en: Noticias FAME