Estudiante de Alemania realiza pasantía de investigación en Laboratorio de Biotecnología Medica con beca DAAD RISE

El laboratorio de Biotecnología Médica dirigido por el Dr. Alejandro Rojas, quien ha realizado sus estudios de doctorado en Alemania becado por el servicio de intercambio académico DAAD y tiene un fuerte compromiso con la internacionalización. A través del programa DAAD RISE ha tenido una excelente experiencia con pasantías desde Alemania. La convocatoria para ofrecer pasantías se encuentra abierta en todas las áreas del conocimiento hasta el 15 de octubre https://www.daad.de/rise/en/rise-worldwide/

Durante este año la Estudiante Frieda Bittelmann, de la carrera de Ciencias Humanas en la Universidad de Greifswald, Alemania, llegó a la Universidad Austral de Chile en septiembre, luego de haberse adjudicado una pasantía para trabajar en un proyecto investigativo junto al Dr. Alejandro Rojas durante 3 meses en los laboratorios del Núcleo Cisne, gracias a la  a la beca DAAD RISE (Deutscher Akademischer Austauschdienst – RISE Worldwide-International Research Internships) que permite a estudiantes de todo el mundo realizar una estadía en el extranjero para perfeccionarse en el área de la investigación.

La estadía de Frieda se enmarca en el proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de Los Ríos.  Dicho proyecto tiene dos áreas, en las cuales Frida trabaja en la generación de anticuerpos capaces de controlar la sobre activación del sistema inmune innato durante el cuadro conocido como síndrome hemolítico urémico atípico (SHUa). Una entidad clínica extremadamente rara que afecta predominantemente al riñón.

“En el laboratorio voy a poner a prueba mis habilidades porque en la universidad donde estudio no es tan común realizar una práctica. Yo postulé por mi cuenta, donde tuve la oportunidad de elegir entre más de 100 universidades y diferentes países. Me interesó venir a Chile y a la Universidad por el proyecto, no conocía Sudamérica. De hecho, es mi primera vez fuera de Europa”, comentó Frieda.

El SHUa tiene una incidencia anual de 0,5-2 casos por millón de habitantes, siendo la forma más común de SHU en adultos. A nivel nacional esta cifra se proyecta a 9-34 casos nuevos al año, sin haberse objetivado aún una asociación a condiciones ambientales (rural/urbano). Sus consecuencias son catastróficas: 5-25% de mortalidad y 50% desarrollan enfermedad renal crónica terminal (ERCT) durante la fase aguda En el 60-70% de los pacientes se ha reconocido un componente genético del SHUa, que responde a variantes genéticas que inducen la activación descontrolada y crónica de la vía alternativa del complemento. Esto se traduce en que el sistema inmune, encargado de combatir patógenos de forma innata, se torna violentamente en contra del paciente, cuando se expone a determinados agentes y supera un “umbral” de activación. La patología se puede desencadenar en cualquier etapa de la vida, siendo más grave en pacientes pediátricos que adultos. El daño renal producido es irreversible, lo que se traduce en la necesidad de terapia de remplazo renal como diálisis y, de ser posible, un trasplante renal. Sin embargo, el nuevo órgano será destruido por la hemólisis producida por la enfermedad, a menos que se controle la vía alternativa del complemento. El blanco terapéutico actual es la proteína C5, la cual es activada una vez que es cortada como parte del proceso de señalización que gatilla la cascada contra patógenos. La única droga disponible para inhibir el corte tóxico de la proteína es un anticuerpo que se une con alta afinidad a la proteína C5 bloqueando el sitio de unión a la enzima encargada del corte. El problema recae en la abundancia de la proteína C5 circulante, la que por un lado hace que nuestra respuesta inmune contra patógenos sea rápida y efectiva por otro lado hace muy difícil contenerla y en consecuencia se requieren grandes cantidades del anticuerpo inhibidor para la mantención de los pacientes. Tanto así que los costos de la droga, conocida comercialmente como Solaris llega a 450 Millones de pesos anuales por paciente, lo que en Chile hace prácticamente imposible utilizar para estos casos destinando a los pacientes con SHUa, que deben permanecer con terapia de soporte (diálisis) de por vida.

Esta problemática surge de la necesidad de los pacientes, quienes se contactaron con la Dra. Krall de la Universidad Austral de Chile, experta en nefrogenética dado que cada vez que se reporta un nuevo caso, la situación se torna rápidamente catastrófica, tanto para la familia del paciente como desde el punto de vista social y clínico. La población afectada hoy en día en el país es de 22 casos de SHUa, sin embargo, también se utiliza contra Hemoglobinuria paroxística nocturna, otra enfermedad igualmente rara que se presenta principalmente en adultos.  Este medicamento podría ser utilizado en múltiples otras patologías asociadas a la hiperactivación del sistema inmune a través de la vía del complemento; sin embargo, dado el alto costo de la droga no ha sido posible hoy implementarla en patologías menos graves.

“Creemos que esta es una oportunidad única y potencialmente de alto retorno no sólo en el contexto clínico y social, sino también económico vinculado directamente a la capacidad tecnológica que se conjuga de manera única en la Universidad Austral de Chile”, destacó el Dr. Alejandro Rojas.

Etiqueta(s): ,
Publicado en: Noticias FAME