Parlamentarios hicieron un llamado al gobierno a destinar financiamiento para el desarrollo del anticuerpo antiviral contra el coronavirus generado por la UACh

“Estamos solicitando apoyo por parte del Gobierno, para poder usar esto como bien de uso público”, dijo el Dr. Alejandro Rojas, director de la investigación. 

Acompañados por el Diputado Patricio Rosas de la región de Los Ríos, los parlamentarios Marcelo Díaz y Maite Orsini, visitaron la Estación Experimental Agropecuaria UACh, para reunirse con el Dr. Alejandro Rojas, director del Laboratorio de Biotecnología Médica UACh y conocer de cerca a la alpaca Buddha, cuyo Nanoanticuerpo W25 ha sido probado por científicos en la Universidad de Queensland, Australia demostrando excelentes resultados contra el Coronavirus.

En la oportunidad, Rojas, pudo explicarles de qué se trata la investigación, cómo se trabaja con los Nanoanticuerpos, cómo se cuidan las alpacas y cuáles son las etapas y los recursos económicos que ser requieren para desarrollar la terapia a través de un inhalador con el Nanoanticuerpo, que bloqueé la replicación del virus en el tracto respiratorio y que permita hacer frente al coronavirus mientras se genera una vacuna efectiva.

“Estamos solicitando apoyo por parte del Gobierno, para poder usar esto como bien de uso público. El componente científico ha sido completado, eso significa que hemos demostrado que el anticuerpo es capaz de unirse al virus de forma eficiente y que es capaz de neutralizarlo. Para esto se han utilizado aislados virales de pacientes en Australia. Esos virus vivos se extrajeron y fueron enfrentados al anticuerpo producido acá en la Universidad Austral, el cual neutralizó al cien por ciento la capacidad infectiva del virus. El desafío ahora es poder transformarlo en un anticuerpo terapéutico y formulado de la manera apropiada”, contó Alejandro Rojas.

En materia económica, el proyecto necesita alrededor de 4 millones de dólares para avanzar a la fase preclínica y clínica de fase 1 con el anticuerpo, lo que significa realizar testeos que demuestren su seguridad, para luego formularlo como medicamento y posteriormente, elaborar las dosis.

“Desafortunadamente el proyecto no ha logrado conseguir apoyo y en consecuencia hoy el proyecto peligra. Desde el Ministerio de Ciencias nos han indicado que no existen los instrumentos para otorgar financiamiento a desarrollos científicos nacionales en tiempos de pandemia, lamentablemente, a pesar de contar con resultados avalados por científicos de Alemania y Australia. Hasta el momento, no contamos con los recursos para seguir adelante”, señaló el Dr. Rojas.

Llamado de los parlamentarios al ejecutivo

La semana pasada, el Diputado Patricio Rosas, apoyado por los diputados y diputadas Karim Bianchi, Andrés Celis, Karol Cariola, Ricardo Celis, Marcelo Díaz, Diego Ibáñez, Ximena Ossandón y Víctor Torres, ingresaron un proyecto de resolución, que se verá en sala la semana posterior al 18 de septiembre, donde se solicita al presidente Sebastián Piñera, se destinen recursos que permitan realizar las pruebas médicas que requiere el tratamiento para lograr la generación del inhalador.

“Así como se han puesto para experimentar vacunas chinas o de otros países para un tratamiento, nuestro país no puede solamente depender de una vacuna, sin tener la opción de tener una herramienta terapéutica para aquellos que no se pueden vacunar y para los pacientes que, independiente de la vacuna, hagan la enfermedad”, señaló el Diputado Rosas.

Y agregó que: “Este proyecto ya fue efectivo. Resultó para el virus sincicial respiratorio, no es algo que no esté probado para otros virus. Y ese tratamiento con anticuerpos, la fase que falta va a generar un medicamento que se puede aplicar como un sray y eliminar el virus si alguien está infectado, por lo tanto, es una herramienta clínica posible que podemos desarrollar en Chile a través de una negociación con un laboratorio, para que sea una herramienta de nuestro sistema de salud y que les sirva a otros países. Hasta el año 1990 hacíamos nuestras propias vacunas en el país. Ahora tenemos que decidir si queremos que la ciencia que se hace en el resto de Chile, no en la capital, y que es de muy buen nivel, la dejamos abandonada para que se la lleve el mercado y se la lleven otros países o la apoyamos para desarrollar una cura efectiva, que va más allá de la vacuna. La vacuna va a tener que aplicarse todos los años y esto es algo que se puede aplicar cada vez que alguien se enferme, por lo tanto, es una herramienta muy necesaria.”

En apoyo al proyecto, la diputada Maite Orsini, comentó que “Valdivia y la Universidad Austral han estado generando tecnología de punta para poder combatir una de las pandemias más mortales de los últimos cien años. No puede ser que la piedra de tope, para seguir avanzando en este proyecto, que ha demostrado resultados positivos en sus primeras fases, sea el dinero. Llamamos al ejecutivo, al presidente de la república, al ministro de ciencias y tecnología que se hagan parte de este proyecto. Porque si no lo hacen, todo lo que se ha hecho hasta ahora va a ser trabajo perdido y nosotros y nosotras confiamos en que puede ser una solución importante, tanto para la población chilena como mundial.”

En la misma línea, el Diputado Marcelo Díaz, destacó que “en toda la humanidad se están buscando soluciones a través de una vacuna que permita hacer frente a un virus que ha cambiado radicalmente la vida de las personas. Aquí en la región de Los Ríos, en la Universidad Austral, se está haciendo esta investigación, que permite contar con un tratamiento contra el coronavirus. Investigación científica de vanguardia. No parece razonable o parece más bien inexplicable que la dificultad para continuar con esta investigación sean 4 millones de dólares. Si el gobierno de Chile no está en condiciones de asegurar esos mínimos recursos para el desarrollo de un tratamiento que hoy más que nunca necesitamos como país y también otros países, sería simplemente un abandono del compromiso que tenemos con nuestra investigación científica. Aquí hay una investigación que ayuda a enfrentar la realidad que vivimos hoy día y que puede ser una contribución a la investigación científica chilena, a la salud de los chilenos y chilenas, pero también del resto de la humanidad. Espero que el gobierno recapacite, genere los instrumentos, porque la verdad, 4 millones de dólares para un desafío tan grande como el que enfrentamos, me parece que es una mínima contribución que el gobierno tiene que ser capaz de hacer.”

 

Vistas: 198
Publicado en: Noticias FAME