Escuela de Kinesiología conmemoró sus 14 años con actividad en torno al rol de su profesión en pandemia

A través de las ponencias de profesionales egresados de la escuela y de una paciente de rehabilitación post Covid-19, se invitó a reflexionar, dialogar y enriquecer la formación, teniendo en cuenta roles, experiencias y ámbitos de acción del kinesiólogo/a en pandemia.

En la oportunidad, Ricardo Arteaga, Director de la Escuela de Kinesiología, dio la bienvenida al encuentro con unas palabras, donde manifestó: “En estos 14 años la escuela ha tenido hitos, ha tenido un recorrido, desde una construcción que comenzamos en 2007, cuando éramos 2 profesores, ahora somos más y con más de 300 estudiantes. Hemos logrado la acreditación y un cambio en la innovación curricular. También hemos pasado momentos difíciles como la pandemia. Esta es una escuela que construimos todos. Estudiantes, docentes y funcionarios.”

Valentina Dabove, subdirectora de la escuela, también entregó unas palabras, agregando. “Durante estos me ha tocado me ha tocado vivir las experiencias desde estudiante y ahora como docente y hace poco en la subdirección. Orgullosa de cómo ha crecido la escuela y como va innovando en el proceso curricular, hoy nos reúne a celebrar los 14 años.  Reflexionar como hemos tenido que abordar nuestra labor y quizás innovar y actualizar ciertas formas en torno a este contexto que es la pandemia, donde hemos tenido que buscar nuevas estrategias de atención y para el proceso de formación.”

Primera Jornada

Partió la primera jornada, la Kinesióloga Camila Barrientos, quien se desempeña en el Departamento de Desarrollo inclusivo, como encargada del programa de atención temprana y Mesa de niñez y discapacidad, en SENADIS, en el Ministerio de Desarrollo Social. En la instancia, la profesional habló sobre su desarrollo y experiencial profesional, explicando cual es su trabajo en el programa de atención temprana, poniendo el acento en qué hace una kinesióloga a cargo de un programa de discapacidad, ahondando también en cómo debió actuar y tomar decisiones desde el rol de la gestión, durante el período de pandemia, contando sobre los desafíos que ha implicado pensando también en la brecha aún existentes para niños, niñas y adolescentes y personas con discapacidad, ya que durante este periodo de contingencia sanitaria, esas brechas se han acrecentando aún más y ha sido una población muy afectada.

Por su parte el Kinesiólogo, Robin Navarrete, quien es parte del equipo del Centro de Rehabilitación de Los Lagos y miembro de la Red Comunica Chile, expuso sobre kinesiología en atención primaria y su experiencia en pandemia. Partió el tema, comentando sobre el contexto en los cuales se realiza la atención primaria y como fue el impacto del estallido social y seguidamente de la pandemia, en las prestaciones en salud y acciones que se tuvieron que tomar al respecto.

Además, destacó el contacto que pudo establecer con el Dr. Mario Calvo Arellano, académico de la Facultad, para informarse más profundamente sobre el tema y despejar dudas debido a la abundante información que había. También, cómo utilizó las redes sociales, para compartir información sobre la vacunación y contar su experiencia como sujeto experimental de la vacuna cansino.

Segunda Jornada

En tanto, en la segunda jornada, el Kinesiólogo Francisco Gómez, que trabaja en la UCI del Hospital de Urgencia Asistencia Pública Dr. Alejandro del Rio, ex posta central, de Santiago, dictó la ponencia “Covid-19: Una experiencia desde la unidad del paciente crítico”, donde contó como su lugar de trabajo fue una institución de salud fundamental durante la pandemia, llamándolo “el corazón del covid”. También, que, a raíz de esta contingencia, se creo el año 2020, el Centro de Responsabilidad de la Unidad de Kinesiología intensiva y soporte ventilatorio, destacando el trabajo del Kinesiólogo en el área de cuidados intensivos, con pacientes de alta complejidad donde, dijo, “somos los encargados de entregar cuidados respiratorios y cuidados neuromusculares, con colaboración activa en ventilación mecánica y terapia respiratoria.”

Además, detalló sobre los planes de acción y cambios que se tomaron en su unidad, para enfrentar la contingencia sanitaria, explicando también sobre ha sido su trabajo con pacientes Covid-19.

A su vez, la Sra. Verónica, paciente rehabilitado de Covid-19, compartió su experiencia tras haberse contagiado de coronavirus y qué pasó entorno a su recuperación. La Sra. Verónica, estuvo acompañada por la kinesióloga y académica UACh Camila Antileo, quien fue la profesional que la trató.

“Yo trabajo en farmacia, como jefa de sala. Viajaba constantemente. Era súper hiperkinética, me gustaba andar de un lado para otro, y antes iba de sucursal a sucursal y también al recorrer las distintas ciudades. Todo eso cambio en abril 2020, por contacto estrecho de un colega. En ese tiempo se trabajaba por turno, ya que en nuestro local de Valdivia somos cincuenta. A uno de nuestros colegas, le dio covid y nuestra empresa nos mandó a hacer cuarentena preventiva. El día cuatro comencé a tener síntomas. No tenía olfato. No le tomé mucho el peso, pero fui empeorando. Me fui a hacer PCR y salió positivo. Luego, me sentí muy mal. Tuve infección estomacal, no tenía ganas de nada, solo de dormir, no tenía fuerza, me desmayé. Llegué a la clínica con neumonitis. Tuve asistencia de oxígeno las 24 horas. Pasó el tiempo, me comencé a recuperar y luego tuve contacto con kinesiólogo ya que no podía caminar. Tuve que hacer ejercicios y luego me dieron el alta con ejercicios para hacer en casa. Perdí mucha masa muscular, no logré hacer todos los ejercicios que me daban. Quedaba agotada con hacer tan solo dos. Volví a trabajar, pero no lograba subir las escaleras. Comencé a ir a diferentes doctores para ver si me podían ayudar. Y luego un amigo, me dijo que yo necesitaba ir a un kinesiólogo”.

Luego, de relatar esta vivencia,  la señora Verónica, agregó, que al principio no creía que un kinesiólogo podría ayudarla, por ignorancia, ya que ella desconocía en qué áreas pueden desempeñarse estos profesionales, hasta que comenzó a ir a tratamiento con la docente Antileo. En este sentido, valoró la empatía como un rasgo importantísimo para trabajar con pacientes como ella, ya que, dijo, los y las profesionales de la kinesiología no solo cumplen la función de ayudarlos físicamente, sino que también como apoyo emocional y que se debería trabajar más en conjunto con los demás profesionales de la salud.

Para cerrar, los expositores respondieron preguntas y consultas de las y los participantes.

El evento académico fue moderado por el director de la Escuela de Kinesiología, académico Ricardo Arteaga y la subdirectora, Valentina Dabove.

 

 

 

 

Vistas: 441
Etiqueta(s):
Publicado en: Noticias FAME