Prof. Romané Véliz: “Innovar requiere ser valiente, constante, trabajar arduo y desarrollar confianzas”

El Proyecto INeS MinCiencia – ANID “Fortalecimiento, integración y proyección de capacidades institucionales para la innovación basada en I+D en la Universidad Austral de Chile” busca poner en valor la labor de las académicas que lideran proyectos de I+D en la UACh.

La Prof. Romané Véliz es académica del Instituto de Enfermería en la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile.

Actualmente lidera el proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad Región de Los Ríos “Cultura de Bioseguridad en Turismo como Estrategia de Competitividad (código FIC 20-38)”.

Ella es parte del ciclo de entrevistas realizadas en el marco del proyecto INeS MinCiencia – ANID “Fortalecimiento, integración y proyección de capacidades institucionales para la innovación basada en I+D en la Universidad Austral de Chile”, que busca poner en valor el trabajo de las mujeres que lideran iniciativas de innovación en la UACh.

¿Qué la motiva a desarrollar su trabajo en el área de la innovación?

“La principal motivación es encontrar una instancia para retribuir a la sociedad y ser un aporte a la construcción y el desarrollo en el territorio que nos ha acogido como familia, de una forma en que pueda generarse un conocimiento colaborativo y, al mismo tiempo, que se resuelven problemas y necesidades de quienes nos rodean, desarrollando así mi profesión en áreas que se alejan de los escenarios más tradicionales y donde como profesional de la salud tengo mucho que aportar”.

¿Cuáles han sido las principales dificultades que ha encontrado en este camino?

“Por una parte, el romper las barreras de lo que ‘se espera’. Se espera que una enfermera trabaje en un hospital o un centro de salud. Cuando se presentan ideas o se desarrollan trabajos en otras áreas, primero debes demostrar que es parte de un conocimiento manejado y, sólo entonces, puedes avanzar en el desarrollo esperado. En la práctica, se cierran varias puertas porque no tienes la etiqueta esperada por la contraparte (desde la profesión más que desde el hecho de ser mujer), luego de eso y ante la certeza de estar en lo correcto y justo, hay que luchar contra la barrera de demostrar que una mujer puede liderar con las mismas potencialidades que un hombre, muchas veces me han preguntado si ‘alguno de mis compañeros asistirá a reunión para tomar las decisiones’. La otra dificultad es contra una misma, especialmente cuando se debe sacrificar momentos de familia por llevar a buen puerto el proyecto que se desarrolla y para superar la historia que te establece que una mujer ‘no puede, o no debe o es extremadamente difícil’”.

¿A qué cree que se debe el que exista una menor cantidad de mujeres liderando proyectos de desarrollo e innovación?

“Creo es porque en general cuesta empezar, cansa demostrar, te preguntan primero si tienes hijos pequeños, si hay varones en el quipo, si tienen experiencias previas, esto se suma, cansa y en ocasiones desanima. Innovar requiere ser valiente, constante y trabajar el doble cuando se empieza, desarrollar confianzas en el otro y convencerte que al emprender nuevos desafíos no debes pedir permiso ni disculpas para avanzar, no estás sacrificado a tu familia, no estas opacando a tu pareja ni estás desobedeciendo a tus superiores, porque lo que estás haciendo es aportar a la sociedad al crear y aplicar conocimiento, cosechando experiencia, creando en sistemas colaborativos al aprender y compartir conocimientos y siendo un aporte a esta sociedad, mientras complementas con otras esferas de tu vida, como la familia, el hogar y la crianza”.

¿Cómo se podría potenciar o estimular más esta participación?

“Creo que, acompañándose, una especie de ‘par tutor’ donde se comparten todos esos tips que nadie te dice y que descubres a punta de errores, para generar instancias de encuentros que no se centren en los problemas o en las dificultades del camino, sino en los elementos que han permitido sortearlos y recordarnos que podemos liderar, negociar, construir, realizar lo que sea que esté en nuestro sueños, porque en el mundo real, el mundo del hoy, realmente creo que las limitaciones son más producto de la historia que de la situación actual. Hoy las limitaciones son oportunidades de mejora y, teniendo presente que no existe nada en la vida que no tenga dificultades, se debe procurar que éstas no se conviertan en un obstáculo que evite el aprendizaje y el avanzar en la consecución de metas”.

¿Cuál es su visión sobre la relación de la Universidad con los sectores productivos de los territorios y cómo cree que se pueden potenciar

“Creo que a Universidad está al debe con los sectores productivos y, si bien aporta con instancias de mejora y hay proyectos e iniciativas destacadas, se debe trabajar más en soluciones reales para problemas inmediatos, en los tiempos y ritmos que el sector productivo lo requiere, y eso exige que la universidad entregue las posibilidades técnicas, administrativas, liberación de carga académica, respaldar instancias de trabajo colaborativo real para quienes participen de iniciativas que aportan al territorio. Cada unidad productiva es una vinculación que permite el desarrollo colaborativo y el crecimiento mutuo cuando se une el mundo académico y el empresarial y donde se debe visualizar que no se puede desatender a los elementos que aportan las distintas entidades públicas que forman parte de los territorios. Creo personal y técnicamente que lo que se genera con y para los sectores productivos, debe ser sustentable en el tiempo permitiendo la autonomía y el crecimiento constante una vez generada la activación del territorio o el sector productivo, estoy convencida es un elemento para establecer la capacidad de bienestar con enfoque de salutogénesis en un territorio o comunidad”.

¿Desea agregar algún otro comentario?

“Solo resta invitar a cada persona que tenga una iniciativa, especialmente mujeres, a plasmarla en un proyecto y trabajar por ella, siempre avanzando sin desanimarse, porque hay situaciones que tardan y que pueden llegar a plazos de meses, pero cuando llega la oportunidad se debe ser valiente y decidida para atreverse a empezar. Como mujer y consciente de la fuerza y resiliencia que eso significa, hay que tener claro que es posible compatibilizar todos los roles que hemos decidido cumplir, pero hay que recordar que sin ser estos perfectos, pueden ser completamente satisfactorios, al lograr las expectativas trazadas en nuestros objetivos y metas”.

Vistas: 900
Etiqueta(s): ,
Publicado en: Entrevistas, Noticias FAME