Trabajo infantil

Columna de opinión de Daniela Zúñiga, Directora del Instituto de Estudios Psicológicos de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT)y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), dan a conocer en su último informe (2020) que los avances con respecto al trabajo infantil se han visto estancados a nivel mundial estimando que 160 millones de niños trabajan en el mundo y que este año las cifras aumentarían en 9 millones más a consecuencia de la pandemia por Covid-19. Específicamente en Chile, aproximadamente 6,9 millones de niños, niñas y adolescentes se encuentran trabajando y 94.000 corresponden a NNA entre 5 y 14 (EANNA, 2012). Estas cifras son preocupantes puesto que, por definición, el trabajo infantil vulnera derechos humanos de los NNA, perjudica su bienestar, se asocia a desvinculación de la educación y a perpetuar la pobreza. En Chile es legal el trabajo en adolescentes desde los 15 años, en ningún caso esta actividad debe constituir un peligro, ni perjudicar el bienestar de los NNA, no deben ser interrumpidos los estudios, ni permitir la exposición al alcohol, las drogas o conductas sexuales. Para la UNICEF se considera trabajo infantil cuando se realiza antes de los 15 años, fuera de toda normativa, sin la voluntad de los niños y de manera sistemática para suplir necesidades económicas.

El contexto actual es adverso para avanzar en erradicar este problema: ha aumentado el costo de la vida, la pobreza extrema, el desempleo, los trabajos informales y precarizados. En este escenario, las familias se pueden ver fuertemente tensionadas y pueden decidir incorporar tempranamente a los niños en el ámbito del trabajo, exponiéndose incluso a ser judicializadas. Con el fin de sostener la vida y disminuir el estrés, las familias movilizan todos sus recursos para organizarse. La capacidad para articularse, especialmente en pandemia, ha sido un desafío y el soporte social insuficiente. Superar el trabajo infantil requiere hacer visible esta temática, implica para los gobiernos superar las condiciones de desventaja social especialmente para las familias que tienen niños y niñas a su cuidado, incluyendo sus perspectivas en el proceso y contemplando una serie de factores que se vinculan para perpetuar este problema.

Vistas: 753
Publicado en: Columnistas, Noticias FAME