Educación afectivo sexual y de género como estrategia contra la homo-lesbo-transfobia y los crímenes de odio

Columna de opinión escrita por las académicas Paola Burgos Villegas, Cynthia Vergara Maldonado (ambas del Instituto de Salud Sexual y Reproductiva) y Marianela Sanhueza Medina (Dirección de Asuntos Estudiantiles).

Cynthia Vergara, Paola Burgos y Marianela Sanhueza

En Chile las denuncias desde el 2018 han aumentado, siendo la Región de los Ríos aquella que ha incrementado mayormente las denuncias llegando a un 800% con respecto a años anteriores[1].Siendo las personas trans y no binarie las más invisibilizadas y vulneradas dentro de la comunidad LGTBIQ+

La situación actual y el contexto pandémico predispone a un escenario poco favorable con repercusiones graves para esta comunidad. Recientemente, una encuesta nacional, reporta un 38% de incremento de la homo-transfobia en casas o barrios, tras la aparición de la pandemia, traduciéndose esto en violencia psicológica y física inclusive[2]. La Región de los Ríos no se encuentra exenta de estos crímenes. Hoy nos ha conmovido el crimen del joven Vicente González Lora, hecho que interpela a la reflexión y también a la acción por el respeto a la identidad de género, así como también a la diversidad afectivo sexual.

Si bien la Ley 21.120 “Reconoce y da protección al derecho a la identidad de género” y la Ley 20.609 “establece medidas contra la discriminación”, parecen ser insuficientes para instalar cambios más profundos a nivel cultural si no existe una verdadera política sobre el respeto por la diversidad afectivo sexual y de género, con una bajada concreta a nivel educacional que abarque a los organismos que son parte del Estado, como también a las instituciones público-privadas de la sociedad y esto incluye a los medios de comunicación, reforzando la importancia de la perspectiva de género y diversidad como estrategia que contribuye a erradicar las desigualdades e inequidades en esta materia.

El vacío de educación afectivo sexual y de género, repercute en las relaciones sociales y de convivencia en los entornos de la sociedad, esto ocurre cuando las estructuras no avanzan en dichas materias, sumado a las escasas protecciones jurídicas y mínimas sanciones a quienes cometen estas agresiones y asesinatos.

La violencia homo-lesbo-transfóbica es un virus que nos ha acompañado por siglos y que repercute en las sociedades originadas bajo esquemas centrados en la patriarcalidad y heteronorma como eje de poder.

Hoy queremos hacer un llamado a que la sociedad de la que tú formas y también a las instituciones, a que pongamos el foco en las personas, en la educación y en la justicia. Por eso, desde la asignatura Diversidad Afectivo Sexual y de Género: De la conciencia a la acción, convocamos a la reflexión y a la disposición a avanzar. Nos hemos constituido como un espacio seguro para debatir estos temas y sembrar en los futuros profesionales egresados de la Universidad Austral de Chile, el respeto, la defensa de los derechos humanos y el rechazo absoluto a los crímenes de odio. Promovemos la educación afectivo sexual y de género en nuestras comunidades y en la Región Sur Austral, impulsada por políticas de género de la Universidad Austral de Chile, las cuales difundiremos cada día a más personas, organismos e instituciones que lo requieran, para contribuir a los avances culturales, pues como señala Judith Butler, nuestra lucha es por una vida vivible.

[1]2018. XVII Informe Anual de los Derechos Humanos de la Diversidad Sexual y de Género elaborado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh)

[2]https://www.movilh.cl/personas-lgbti-en-chile-el-38-reporta-incremento-de-la-homo-transfobia-en-sus-casas-o-barrios-tras-la-aparicion-del-coronavirus/

Total Page Visits: 1574 - Today Page Visits: 1